JULIO DIAMANTE

A Julio Diamante le hubiera gustado pasar temporadas en Cádiz, no lo hacía porque su compañera Sagrario aún no estaba jubilada. A pesar de su edad siempre estaba liado con algún proyecto. Era optimista, culto, disfrutaba con el cante jondo y hasta se atrevía a arrancase por Soleá. Se acordaba de llamar en año nuevo y con su acento madrileño: “ bueno pues eso, un abrazo “ terminaba su frase por teléfono. El día de esta foto estaba muy contento de tener una calle en su ciudad natal. Hasta siempre compañero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Este contenido está protegido por copyright!

Pin It on Pinterest